CENTENARIO DEL HUNDIMIENTO DEL TITÁNIC

LA ORQUESTA DEL TITÁNIC

La madrugada del 15 de abril sucedió una de las mayores tragedias navieras de la historia. 1517 personas desaparecieron en las frías aguas del océano atlántico.
En este artículo vamos a rescatar una de las leyendas más conocidas del Titánic, y que hace referéncia a la música.
En la película de James Cameron ya pudimos ver que una agrupación de instrumentistas era la encargada de amenizar los mejores momentos vividos en el barco. Y algo que nos llamó la atención, seguramente a todos, fue que los músicos no dejaban de tocar aunque la situación era completamente angustiosa, ya que el barco se hundía. Pues podemos deciros que esta situación está basada en hechos reales, ya que estos músicos existieron.
La Orquesta del Titánic o Wallace Hartley Band, estaba formada por ocho músicos:
Wallace H. Hartley, de Dewsbury, director de la banda.
Roger Bricoux, el chelista.
Fred Clarke, de Liverpool
P.C. Taylor, de Clapham.
G. Krins, de Brixton
Theodore Brailey, de Notting Hill.
Jock Hume, de Dumfries
J.W. Woodward, de Headington, Oxon.
Durante el hundimiento, los ocho miembros de la orquesta se situaron en el salón de primera clase en un intento por hacer que los pasajeros no perdieran la calma ni la esperanza. Más tarde, continuaron tocando en la parte de popa de la cubierta de botes, mientras algunos pasajeros abandonaban el barco. La orquesta no dejó de tocar incluso cuando ya era seguro que el buque se hundiría.
ANÉCDOTA: Es importante destacar que, tras estos acontecimientos, la Orquesta del Titanic es citada para mencionar casos en los que personas, ante graves acontecimientos que van a provocar su ruina y hundimiento, deciden no sólo no hacer nada, sino seguir aparentando que nada malo pasa ni va a ocurrir. Y así, continúan interpretando mientras se hunde el barco. Independientemente de que la actitud de los músicos fuese cierta o no, la anécdota o leyenda ha trascendido y se ha transformado en una “frase hecha” que se usa cuando a alguien le van mal las cosas y sigue aparentando que no pasa nada.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *